Archivo diario 14 febrero 2022

Porgiusy

El arte y el erotismo

El arte, durante gran parte de la historia, ha querido reflejar la idea de erotismo que existe en cada época y cultura, utilizando el lenguaje visual y escrito como medio de comunicación para expresar tal idea.

El erotismo une al arte con el deseo de comprender de dónde viene la vida humana, a la vez que sus deseos por permanecer y hacia donde se dirigiría. Un simbolismo claro de esto es la representación de las partes erógenas femeninas, especialmente el busto.

Es tal la importancia de los senos para el erotismo, que hoy en día se buscan senos grandes y saludables, que cumplan no solo la función biológica, sino también la estética. Por eso, muchas mujeres acuden a los implantes anatomicos para tener senos más abundantes, aunque hay que decir que todo busto es erótico, sin importar su tamaño.

Principalmente, los artistas eróticos comenzaron mediante la pintura, al menos en los siglos posteriores al Renacimiento italiano. Los pintores flamencos se enfocaron en esta cuestión, vinculándola de alguna manera a la mitología griega y nórdica. En sus pinturas pueden verse mujeres idílicas de belleza inconmensurable, pero sin grandes senos.

Más tarde, otros pintores como Courbet, indagarían en un erotismo más crudo, donde se enseñan las zonas erógenas de forma explícita. La fotografía ayudaría mucho al respecto, así como los pintores realistas postmodernos, como Jenny Saville.

Los artistas pop de los años 60 y 70 utilizaron el erotismo popular y cultural como fuente de inspiración. Así fue que comenzaron a usarse fotogramas de películas pornográficas y algunas estrellas de este contexto comenzaron a aparecer en el arte en general. Sin ir más lejos, un ejemplo es la inconfundible Cicciolina.

Muchos artistas, hoy por hoy, ven en los implantes anatómicos la oportunidad de llegar a un erotismo contemporáneo, en el que los límites van más allá del viejo concepto de erotismo. Los fotógrafos realizan fotografías eróticas de mujeres con estos implantes, y el público no puede notar la diferencia entre estos senos y unos reales.

Por lo demás, muchas actrices famosas, tanto de teatro como de cine, acuden a estos implantes para dar valor agregado a su cuerpo, lo cual es lícito. Estas actrices también se convertirán en musas inspiradoras de grandes artistas, pues talento y voluptuosidad es una buena combinación. Y lo mejor, es que los senos con implantes anatómicos se ven igual de naturales que los reales.